Inicio

Se ha lanzado una respetuosa petición al presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador para que reconsidere el anunciado nombramiento de María Elena Álvarez-Buylla Roces como próxima directora del CONACyT y que el Plan que rija a este organismo durante su sexenio tenga en consideración a la comunidad científica:

Presidente Electo de México Andrés Manuel López Obrador Evitemos la asignación de Álvarez-Buylla como titular del consejo

Esta petición se realiza como resultado de un análisis minucioso que concluyó que el Plan de reestructuración estratégica del Conacyt para adecuarse al Proyecto Alternativo de Nación (2018-2024) presentado por MORENA desarrollado por María Elena Álvarez-Buylla Roces va en contra de las directrices citadas en las Recomendaciones sobre la Ciencia y los Investigadores Científicos (UNESCO, 2017) en los siguientes puntos de relevancia nacional:

  • El Estado deberá dar a los investigadores científicos la posibilidad de participar en la elaboración de las políticas nacionales en materia de ciencia, tecnología e innovación. Sin embargo, la redacción del plan se ha realizado de forma unilateral, sin tener en cuenta la opinión de la comunidad científica del país: investigadores, profesores, becarios, estudiantes y divulgadores, entre otros.
  • Se deberá fortalecer la promoción de la investigación y el desarrollo en todos los ámbitos de la sociedad. El plan propuesto establece, como eje toral de la investigación en el país, los temas de interés político y profesional de la autora y omite otras disciplinas que conforman el panorama de la ciencia en México, como la física, química, matemáticas, geología, materiales, cómputo o las telecomunicaciones, entre otras.
  • Las políticas nacionales deberán fomentar la creatividad de los investigadores científicos guardando el máximo respeto a la autonomía y a la libertad de investigación indispensables para el progreso científico. La conformación de comités integrados por personas ajenas al campo específico de cada trabajo científico con derecho a veto representa abrir la puerta a la censura ideológica de la ciencia.
  • Las instituciones deberán facilitar la aparición y estimular el crecimiento apropiado de un cuerpo de investigadores científicos que se consideren a sí mismos y sean considerados por sus colegas de todo el mundo miembros valiosos de la comunidad científicaEtiquetar la ciencia occidental como fallida en comparación con una ciencia campesina exitosa divide, además fomenta el desprestigio hacia aquéllos que se dedican a impulsar y mejorar la investigación científica reciente.
    Asimismo, impedir las sinergias entre las tradiciones indígenas o campesinas y los avances científicos y tecnológicos recientes limita el desarrollo de estas comunidades en lo económico, lo social y lo político.
  • El Estado debe garantizar el acceso equitativo y libre a la literatura, los datos y los contenidos científicos, entre otras cosas eliminando los obstáculos a la publicación, el intercambio y el archivo de resultados científicos. Anteponer el ejercicio científico de tradicionales indígenas como mecanismo para preservar su cultura, excluye a las comunidades indígenas de los beneficios de la ciencia y tecnología derivados de hallazgos recientes. Este veto al acceso equitativo y libre de la ciencia, ha mantenido a los mexicanos de tradiciones indígenas en una situación de máxima vulnerabilidad en lo económico, lo social, lo educativo, lo sanitario y lo político, en detrimento de su desarrollo.
    La ausencia en el plan de numerosas disciplinas de la ciencia se hace evidente con sus propuestas de un «Ecosistema Nacional Informático para el Cambio Social», donde se pretende una enorme inversión en áreas muy concretas (atenuación de la marginación, recuperación del campo y producción agroecológica -nuevamente- de alimentos sanos, protección de los territorios y sus recursos, dinámicas migratorias, desaparición y «desaparición forzada» de personas) que siendo de enorme relevancia e importancia, resulta peligroso que se vuelvan el único enfoque y el único destino de los recursos del Consejo.
  • El Estado deberá establecer sistemas adecuados de evaluación (utilizando comparaciones internacionales a fin de adoptar buenas prácticas) con miras a una evaluación del desempeño independiente, transparente, con perspectiva de género y con un enfoque escalonado, que tenga debidamente en cuenta todos los aspectos del trabajo, incluidos, entre otros, las contribuciones a publicaciones, las patentes, la gestión, la enseñanza, la divulgación, la supervisión, la colaboración, el cumplimiento de las normas éticas y las comunicaciones científicas. Evaluar la pertinencia de las investigaciones en función de los límites de la naturaleza establece una frontera difusa y subjetiva que, como en el punto anterior, abre la puerta a que se retiren líneas de investigación por juzgarse sin una definición objetiva y por tanto deja espacios a una discrecionalidad que va a contrapelo de la necesidad de la investigación libre y abierta que necesita el país.
  • Asimismo, la idea de que la actividad científica se vea sometida a una vigilancia imprecisa por parte de vigilantes sociales autónomos, dejando de lado el aspecto ético de la ciencia, supone la introducción de un nuevo elemento de supervisión que puede desviarse hacia el control político de los investigadores y de su trabajo.
  • La «investigación científica» significa el proceso de estudio, experimentación, conceptualización, comprobación y validación de las teorías que intervienen en la generación del conocimiento científico, incluyendo así tanto la investigación fundamental como la aplicada. El Plan se desarrolla única y exclusivamente sobre las líneas de la ciencia aplicada y el desarrollo tecnológico. La ciencia básica es la base de todas las aplicaciones, y nadie tiene la capacidad de prever si un desarrollo científico tendrá o no aplicaciones benéficas o siquiera útiles.
  • Se deberá fortalecer la cultura científica, la confianza y el apoyo del público en relación con las ciencias en toda la sociedad, en particular mediante un debate democrático intenso y bien fundamentado acerca de la producción y la utilización de los conocimientos científicos, y un diálogo entre la comunidad científica y la sociedad. Al planear el desarrollo científico nacional a largo plazo orientando la ciencia nacional hacia la producción agroecológica de alimentos sanos, diversos, suficientes y aptos culturalmente, se prejuzga a la visión agroecológica (por otra parte no debidamente definida ni siquiera en los ordenamientos internacionales, enormemente dispares) como toral. Esto excluye a México de los esfuerzos por emplear el conocimiento científico para el mejoramiento de cultivos en cuanto a uso de recursos, características nutricionales, rendimiento y seguridad.

Finalmente, el plan trasciende las funciones del CONACyT y lo extiende a espacios como la absorción del CONAPRED así como a la realización de tareas que corresponden a otras dependencias (desarrollo social, evaluación de la pobreza, salud, ecología, producción agropecuaria o migración) y la rectoría de numerosas actividades fuera de su ámbito natural de desarrollo científico. Esto, sin entrar a valorar su pertinencia al centralizar excesivamente tareas dispares y no propias de la institución, resulta amenazante para el exiguo presupuesto del CONACyT, aún si se consiguiera dedicar el 1% del PIB a la investigación científica, como proponen las instancias internacionales.

Lo anterior será un obstáculo para que los descubrimientos científicos, los adelantos y aplicaciones tecnológicas conexos en el país logren ampliar las perspectivas de progreso que provienen en particular de utilizar con la máxima eficacia la ciencia y los métodos científicos en beneficio de la humanidad y para contribuir a preservar la paz.


Referencias bibliográficas:

  1. Recomendación sobre la Ciencia y los Investigadores Científicos. Oficina de Normas Internacionales y Asuntos Jurídicos, 13 de noviembre de 2017. Documento consultado el 17 de julio de 2018
  2. Álvarez-Buylla, María Elena. Plan de reestructuración estratégica del Conacyt para adecuarse al Proyecto Alternativo de Nación (2018-2024) presentado por MORENA. Julio 2018. Documento consultado el 17 de julio de 2018